Blog del Doctor Cabau

Terapia Integral Planificada

CENTRO DE PSIQUIATRÍA DINÁMICA
(CPD)
C/ General Pardiñas, 52 Bajo Izda.
28001 Madrid
+34 91 4025979
cpd@doctorcabau.com

LA FOTOGRAFIA EN PSICOTERAPIA (I) (FICHA 17)

A modo de introducción quiero señalar que fue en el año 1986 cuando comencé a trabajar e investigar en el campo de las «psicoterapias breves intensivas y de urgencia», intentando sistematizar la planificación y articulación de todo recurso terapéutico que ayudara a acelerar los procesos de cambio.

Fue mi amigo y maestro el «Dr. Kesselman»  quién me puso en contacto y me animó a investigar sobre dos de los recursos técnicos que más me han interesado profundizar en la clínica. Se trata de la utilización de la Autobiografía y las Fotografías a lo largo de un proceso terapéutico.

Voy a presentar en varios artículos, la síntesis de un trabajo que publiqué en el nº 62 de la «Revista Clínica y Análisis Grupal» en el año 1993, en la sección de Psicopatología y Psicoterapia, con el título de «La fotografía en psicoterapia».

Sabemos que por lo general, en el álbum de fotos familiar, suelen estar reflejados los sucesos más relevantes de la historia de cada familia en particular, y por tanto son portadores de un gran volumen de información, significativa y significante para cada persona que compone el grupo familiar. En ocasiones, las referencias icónicas no corresponden a las familias, sino a hechos que muestran nuestro poder o prestigio (fotos con personalidades, títulos profesionales, fotografías con trofeos, etc.). Los despachos y restaurantes están poblados de estos seres mudos que acompañan y significan.

Es necesario puntualizar que tanto la Autobiografía como las Fotografías son Documentos Personales y como tales, son fuentes de información privilegiadas, puesto que permiten el acceso a la historia de los personajes en un contexto dado.   Sabemos que todo material suministrado es portador de una gran masa de información, que como terapeutas, tenemos que ayudar a “historizar-situar”. Estos materiales son una “vía regia” de acceso a la subjetividad, permitiendo la lectura “in situ”, tanto de la “historia oficial” o “texto”, como de su ambiente o “contexto”.

Como herramienta exploratoria de trabajo “arqueológico”, se buscan “resonancias” que nos lleven a desvelar lo oculto (comparando el discurso verbal subjetivo del paciente, con la visión objetiva de lo que vemos en su material fotográfico) y por otro, como herramienta técnica, podemos intervenir sobre ese material facilitando el “cambio” terapéutico.

En la medida en que la percepción define siempre un espacio que es el presente y la memoria es la representación del pasado, llamamos Memoria Icónica a la sucesión de presentes “atrapados” en el Material Fotográfico. Se trata de “tiempos psíquicos congelados en un espacio” y por lo tanto, son imágenes “objetivas” y no meramente recuerdos como en la Autobiografía. Podemos decir de manera simplificada, que mientras la biografía nos revela una memoria “subjetiva”, la Historia Fotográfica nos muestra la memoria “objetiva” de una vida.

La consigna que imparto al solicitar el material fotográfico es la siguiente: “Reúna todas las fotos que pueda y que hagan referencia a su vida. Una vez que las tenga, y en solitario, proceda a ir seleccionando aquellas que sean significativas por agradables o desagradables, y que crea que yo deba conocer. No hace falta que Ud. figure en todas. El número final, no debe superar a 15. Fíjese cuales escoge y cuales rechaza y por qué”.   

También solicito la filiación fotográfica individual que está constituida por los cuatro datos siguientes: El número de la foto (la primera foto será aquella en la cual el paciente era más pequeño o no había nacido aún. Por ejemplo una fotografía donde se vea la casa de los abuelos), la edad que tenía en cada una aunque él no aparezca, un título y un breve comentario de cada foto. Toda esta filiación debe ir consignada en un papel adherido a cada fotografía en particular.

Con este material entregado ya disponemos de la “Tira Fotográfica Exploratoria” o “Primera Serie Fotográfica”, que comprende la porción de espacio físico vivido por el paciente y sus ancestros, susceptible de ser encarnado fotográficamente. Continuará …

3 Comments

  1. Te lo agradezco aunque no sé quien eres. <br />Un abrazo

  2. je! anda majo, que con mi flic tendrías material de estudio entres las fotos mis titulos y las canciones que acompaño a algunas, muy muy muy pero que muy interesante esta entrada, me gustaria mucho leer más sobre el tema, en general sobre cualquier manifestación plastica, y obviamente de tu entrada no tengo nada que objetar, el tema de la imagen y atrapar el tiempo cogenlandolo en un instante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *