Captura de pantalla 2017-09-05 a las 18.59.43Fue Edward de Bono quien acuño el término pensamiento lateral o creativo, definiéndolo como la capacidad de producir muchas respuestas o soluciones frente a una misma cuestión.

El pensamiento lateral es un componente esencial de la creatividad, pero no es la creatividad.

LA CREATIVIDAD SE DEFINE COMO EL PROCESO DE TENER IDEAS ORIGINALES QUE TIENEN VALOR

Se hizo un estudio sobre el pensamiento lateral entre la población estudiantil de un colegio inglés. Se les pregunto a 1500 alumnos, de edades comprendidas entre los 6 y 16 años, sobre los posibles usos que podría tener para ellos un clip. A la mayoría se les ocurrió entre 10 y 15 usos diferentes. Los que eran realmente imaginativos, llegaron a superar las 200 posibilidades de uso. ¿Cómo es posible que existiesen tantas diferencias entre los alumnos?

Lo más probable es que la mayoría de los alumnos, visualizasen un clip, tal y como lo veían en el plano de la realidad concreta, y era a partir de esa imagen, como se les iban ocurriendo los posibles usos. Se movían en el llamado pensamiento lineal.

EL PENSAMIENTO LINEAL

Se conoce como pensamiento lineal, a la manera tradicional del pensamiento; es decir, aquel que se desarrolla generalmente durante la época escolar y en donde se aplica la lógica de manera directa y progresiva. Este tipo de pensamiento sigue una dirección recta, y por lo general es empleado en cuestiones de índole técnica y científica, y en menor grado en situaciones de la vida cotidiana.

Como expliqué en “los hemisferios de tu cerebro: un trabajo en equipo“, el hemisferio cerebral izquierdo (si se es diestro) es el responsable de razonar en forma secuencial y temporal, permitiéndonos llegar a conclusiones sin tener que evaluar las estrategias posibles para resolver determinados problemas.

EL PENSAMIENTO LATERAL O CREATIVO

Este pensamiento se desarrolla en el hemisferio cerebral derecho (si se es diestro), es analógico, atemporal y no secuencial. Se asocia reticularmente  y “todo tiene que ver con todo“, o sea, que emplea diferentes esquemas para llegar a determinadas soluciones de problemas. Este tipo de pensamiento es esencial para el desarrollo de la creatividad.


Pues bien, aquellos alumnos poseedores de ese pensamiento lateral o creativo, se apartaron de la “lógica” de la imagen estereotipada de un clip, y comenzaron a imaginar múltiples posibilidades, haciéndose preguntas del tipo: ¿qué uso podría tener un clip de 50 metros de largo?, ¿y si fuese de goma espuma o desmontable?, ¿podría ser hueco y lleno de luz?. etc.

Más interesante que el experimento en sí, fue comprobar que el 90 % de los niños del jardín de infancia, tenían un pensamiento lateral muy desarrollado. El porcentaje bajaba al 50 % entre los 8 y 10 años, y finalmente, en la franja comprendida entre los 13 y 15 años, ese porcentaje solo llegaba al 20 %.

EN CONCLUSIÓN: CUANTO MÁS PEQUEÑOS ERAN LOS NIÑOS, MÁS DESARROLLADOS TENÍAN EL PENSAMIENTO LATERAL O CREATIVO

Este estudio demostró, como expliqué en “Educación y sentidos internos“, que con el actual sistema educativo se va “matando” la imaginación y creatividad de nuestros niños. A lo largo del proceso educacional, se va “perdiendo” el hemisferio derecho (si se es diestro), a favor del desarrollo del izquierdo.

UN PEQUEÑO PROBLEMA

Os voy a exponer un ejemplo muy conocido e interesante sobre el pensamiento lateral. En este ejemplo no hay ninguna trampa y está todo a la vista. Trata de encontrar la solución, que te aseguro es muy fácil.

Ahí va la historia:

Juan, padre de Carlos, un niño de 8 años, sale conduciendo desde su casa de Madrid en dirección a Zaragoza, Carlos va con él. A la altura de Calatayud sufren un terrible accidente. Un camión, que venia de frente les embiste. El impacto mata instantáneamente a Juan, pero Carlos sigue con vida. Una ambulancia, llamada por testigos del accidente, llega rápidamente y el niño es trasladado al Hospital de Calatayud.

Los médicos de guardia logran equilibrar sus constantes vitales, pero se dan cuenta de que no pueden resolver el problema de Carlos. Necesitan consultar con un super especialista. Además se dan cuenta del riesgo de trasladar al niño, por lo que deciden dejarlo internado en Calatayud.

Después de las consultas pertinentes, se comunican con el Hospital de niños San Rafael de Madrid. Finalmente, hablan con una eminencia en el tema, a quién ponen al día de lo ocurrido. Como todos están de acuerdo en que lo mejor es dejar a Carlos internado en Calatayud, la eminencia decide viajar directamente de Madrid al hospital. Y así lo hace.

Los médicos del lugar le presentan el caso y esperan ansiosos su opinión. Finalmente, uno de ellos es el primero en hablar: “¿Está usted en condiciones de tratar al niño?”, pregunta con un hilo de voz. Y obtiene la siguiente respuesta: ” ¡Como no lo voy a tratar si es mi hijo! “.

Bien, hasta aquí, la historia. Trata de pensar de una manera que tenga sentido. Insisto en que no hay trampas, ni nada oculto, y antes que leas la solución, quiero darte algunos datos:

a.- Juan no es el padrastro y b.- Juan no es cura

Dale alguna vuelta y créeme que es muy sencillo.

LA SOLUCIÓN

Una vez que la leas, vas a empezar a darte golpes contra la pared, pensando ¿cómo es posible que no se me haya ocurrido?

La solución o mejor dicho, una potencial solución es que la eminencia de la que se habla, sea la madre. Si te fijas bien en la historia, nunca se hace mención al sexo de la eminencia. Pero tenemos tan arraigada la falsa creencia de que las eminencias tienen que ser hombres, que no podemos pensar que fuera mujer. 

Muchas mujeres que no pueden resolver el problema, ciando conocen la solución, se sienten atrapadas por la misma creencia machista que condenan.

LA APLICACIÓN DEL PENSAMIENTO CREATIVO EN PSICOTERAPIA

En psicoterapia, es fundamental “explorar” con el paciente, otros caminos que le saquen del “surco” de sus creencias. Necesitamos que los pacientes se cuestionen sus “hojas de ruta” o sistema de creencias. Con ello, pretendemos que sean capaces de encontrar respuestas, que les permitan enfrentar de una manera nueva los problemas que los aquejan (De Bono dice que hay que aprender a salirse de la “caja” de supuestos en la que estamos encerrados).

SABEMOS QUE CUANDO MIRAMOS LAS COSAS DE FORMA DIFERENTE, ESTAS CAMBIAN

Por otro lado, ¿si siempre hacemos o pensamos lo mismo, como vamos a obtener respuestas o soluciones diferentes?

Una herramienta práctica para activar el pensamiento creativo, consiste en “hablar por hablar, para saber de que se está hablando” ( es la tormenta de ideas, que utilizan los escritores). El secreto consiste en no asustarse con la contradicciones, pensamientos o ideas “ilógicas” que se nos puedan ocurrir. Cuando se hace eso, liberamos nuestro pensamiento creativo, y con ello, logramos salir de unos determinados “supuestos” que no nos permitían evolucionar.

Hay que atreverse a hipotetizar, especular e imaginar. Para lograr eso, es importante que aprendamos a cuestionarnos incluso lo obvio. Conviene no olvidar, que el que quiere cambiar de destino, tiene que cambiar de camino.

Otro aspecto a desarrollar dentro de una psicoterapia, es enseñar a ver “lo bueno de lo malo”, como un camino”lateral” a la realidad “lineal. Me acuerdo de un paciente al que le acababan de quitar el carnet de conducir, y por su trabajo, eso era lo peor que le podía ocurrir. Pero gracias a ese incidente, se pudo dar cuenta de las ventajas “laterales” de no poder conducir; porque ahora tiene un empleado que le hace de chofer cuando lo necesita, va al trabajo en bicicleta, lee en los transportes públicos y se ahorra el dinero de las multas. Digamos que encontró “soluciones imaginativas” a lo que en principio era una catástrofe.

Como he comentado al principio, Edward de Bono, es quien desarrolló el método del pensamiento lateral o creativo, y aunque ha escrito muchos libros, yo me quedo con los siguientes cuatro: ” El pensamiento lateral: Manual de creatividad“, “Aprender a pensar por ti mismo“, “Seis sombreros para pensar” y “el pensamiento lateral práctico“.

Finalmente, os dejo este breve pero interesante vídeo de Edward de Bono, donde queda muy bien expresado el pensamiento lateral o creativo.