Blog del Doctor Cabau

Terapia Integral Planificada

CENTRO DE PSIQUIATRÍA DINÁMICA
(CPD)
C/ General Pardiñas, 52 Bajo Izda.
28001 Madrid
+34 91 4025979
cpd@doctorcabau.com

CONTROL DEL ESTRÉS A TRAVÉS DE LA COHERENCIA CARDIACA

Coherencia-Cardiaca-1Me resulta especialmente grato, escribir este artículo sobre el control del estrés a través de la coherencia cardiaca, porque llevo ya más de tres años practicando con asiduidad, está técnica tan efectiva como desconocida.

La coherencia cardiaca tiene como objetivo, optimizar y controlar el ritmo del corazón, con el fin de aprender a manejar la ansiedad, maximizar la energía vital y desarrollar una fuerte defensa frente al estrés. 

En El corazón nunca miente, ya expliqué que poseemos un cerebro emocional (cerebro límbico) y un «cerebro del corazón», y que la conexión más potente entre ambos, se realiza a través del llamado «Sistema Nervioso Autónomo» (SNA), cuya función básica, consiste en mantener nuestra fisiología equilibrada, tanto en lo físico como en lo mental.

Se trata de lograr un equilibrio dinámico que nos permita seguir vivos. Para ello, el SNA, tiene que regular y ajustar continuamente las actividades de los sistemas biológicos del cuerpo, a fin de lograr el bienestar psicológico —a través de las emociones—, y el equilibrio de la fisiología del cuerpo (respiración, tensión arterial, sueño, libido, sistema inmunitario, hormonas, etc.).

LA FUNCIÓN BÁSICA DEL SISTEMA NERVIOSO AUTÓNOMO ES LA DE MANTENER NUESTRA FISIOLOGÍA EQUILIBRADA, TANTO EN LO FÍSICO COMO EN LO MENTAL

El Sistema Nervioso Autónomo tiene dos ramales: El Simpático y el Parasimpático.

  1. El Simpático, aumenta el ritmo cardíaco y estimula al cerebro emocional. Lo hace, liberando adrenalina y noradrenalina. Es el acelerador de nuestra fisiología. Se encarga de poner en marcha las reacciones básicas de supervivencia: «lucha o huida»
  2. El Parasimpático, cada vez que libera un neurotransmisor llamado acetilcolina, relaja y calma y cuando se activa, disminuye el ritmo cardíaco. Es el freno de nuestra fisiología
  3. Tanto el freno como el acelerador, deben mantenerse en equilibrio y estar dispuestos, a intervenir cuando se les necesite. Se manifiestan a través del pulso cardíaco

VARIABILIDAD DEL PULSO CARDÍACO

Vamos a imaginar que nuestro cuerpo es como un coche, y que el sistema corazón-cerebro es el motor del mismo. El pulso cardíaco, estaría representado por el cuenta revoluciones.

Cuando ponemos el coche en marcha y lo dejamos en punto muerto, se dice que está al relentí (número de revoluciones por minuto que debe tener un automóvil cuando no está acelerado). Si nos fijamos bien, veremos que la aguja del cuenta revoluciones, no está inmóvil, y muestra una ligera variabilidad.

En este símil, el hecho de estar vivos –en marcha–, equivale a que el corazón (cuenta revoluciones), late a una frecuencia determinada, que como sucede en el coche, tampoco es estable (suele variar entre 60 y 80 latidos por minuto). Así pues, el intervalo entre dos latidos NUNCA es idéntico. En otras palabras: «existe un pulso, del pulso».

Esta variabilidad del pulso cardíaco (que nada tiene que ver con las arritmias que padecen algunos pacientes), es indicativa del buen funcionamiento (puesta a punto) de nuestro freno y acelerador, y por tanto, de toda nuestra fisiología.

LA VARIABILIDAD DEL PULSO CARDÍACO INDICA UN BUEN FUNCIONAMIENTO DE NUESTRA FISIOLOGÍA 

Las taquicardias repentinas que suelen acompañar a los ataques de ansiedad, donde el corazón se acelera de manera extrema, indican que el «freno regulador del parasimpático», ha dejado de funcionar correctamente. Por otra parte, cuando el corazón late con una extremada regularidad, sin la más mínima variabilidad en el pulso, hay que preocuparse mucho, porque es una señal de extrema gravedad.

LA CLAVE DE LA RESPIRACIÓN

Cuando aprendemos a relajarnos o a meditar, uno de los ejercicios básicos de iniciación, es el de practicar la respiración abdominal. Se nos dice, que debemos inspirar lentamente por la nariz, mientras contamos hasta tres, y después con la misma lentitud, espirar también por la nariz hasta contar seis. En este punto, es importante hacer una pausa de varios segundos –en forma de dulce transición–, antes de comenzar con una nueva inspiración.

¿Por qué debo inspirar hasta tres y espirar hasta seis? Porque cuando inspiramos por la nariz, se estimula el sistema nervioso simpático, y cuando espiramos por la nariz, activamos el sistema nervioso parasimpático. Es decir, primero aceleramos hasta tres, y después frenamos hasta seis. Poco a poco, a base de alargar la espiración, vamos sosegando el cuerpo y la mente

¡RESULTA QUE ESTA SENCILLA Y MARAVILLOSA FUNCIÓN, QUE NOS ACOMPAÑA DESDE EL NACIMIENTO, ES VITAL PARA NUESTRO EQUILIBRIO FISIOLÓGICO! 

La sabiduría popular siempre ha sabido, que la respiración tenía mucho que ver con el equilibrio físico y mental de los seres humanos.

Basta con fijarnos en que ocurre cuando alguien sufre un ataque de ansiedad o un simple susto. Las personas de su alrededor, suelen decirle: «respira profundo«, «bebe un poco de agua«, «cuenta hasta diez«… La mayoría de esas personas, probablemente no saben nada sobre la existencia del simpático, ni del parasimpático, pero si tienen incorporado en su «kit de supervivencia», que cuando uno respira lenta y profundamente, y además bebe agua, SE CALMA. Lo cual es cierto, porque todas esas maniobras estimulan el parasimpático.

COHERENCIA CARDIACA

El desaparecido médico y psiquiatra David Servan-Schreiber escribió:

«Si existiera un medicamento que permitiese armonizar esta relación íntima entre corazón y cerebro, tendría efectos beneficiosos sobre el conjunto del organismo. Retrasaría el envejecimiento, reduciría el estrés y el cansancio, acabaría con la ansiedad y nos protegería de la depresión. Y sobretodo, al equilibrar la relación entre cerebro y cuerpo, nos permitiría establecer con mayor facilidad ese estado de «fluir», sinónimo de bienestar. Sería un antihipertensor, un ansiolítico y un antidepresivo a la vez»

De momento todavía no existe ese medicamento maravilloso, pero sí que se dispone de un método muy eficaz para lograr que el corazón y el cerebro se armonicen, logrando unos efectos muy beneficiosos para el cuerpo y las emociones de quienes lo practican. Se llama COHERENCIA CARDIACA.

En El corazón nunca miente, ya expliqué como los patrones rítmicos de los latidos del corazón, pueden ser coherentes o incoherentes y como esa coherencia o incoherencia, está condicionada por nuestras emociones y por como nos sentimos. Cuando logramos un patrón de latido rítmico y fluido (coherencia), se sincroniza el ritmo cerebral, el sistema nervioso, los órganos y las glándulas del cuerpo, mientras que si el ritmo es incoherente, se altera toda nuestra fisiología.

ENTRENANDO EL CORAZÓN

El HeartMath Institute de California, es un centro dedicado plenamente al estudio y aplicación de la coherencia cardiaca. Ha desarrollado una tecnología que permite entrenar nuestro corazón (que además es un músculo) para llegar a ser capaces de lograr una coherencia solida y duradera. Este software, no solo mide el intervalo entre los latidos sucesivos del corazón, sino que los representa gráficamente, con una onda que puede o no ser armoniosa. Cuando la frecuencia de los latidos es coherente, las fases de aceleración y disminución de la velocidad del pulso, muestran una alternancia rápida y regular, dibujando una onda armoniosa y redondeada, que indica que nos encontramos en «coherencia del ritmo cardíaco«.

Una de las cosas que más me sorprendieron al iniciar mi entrenamiento, es que al contrario de lo que sucede en las técnicas de relajación y meditación –donde se nos pide que vaciemos la mente–, en la coherencia, debemos evocar recuerdos agradables (emociones positivas), mientras nos centramos en la región del corazón. Todo ello, ligado a una respiración lenta y profunda, mientras visualizamos, que con cada inspiración «atravesamos» el corazón oxigenándole, y con cada espiración, le «limpiamos» de tensiones acumuladas.

ES EL VAIVÉN RÍTMICO DE LA RESPIRACIÓN, JUNTO CON LA VISUALIZACIÓN Y EVOCACIÓN DE SENTIMIENTOS DE AMOR, GRATITUD O FELICIDAD, LO QUE NOS PERMITE ENTRAR EN ESE ESTADO DE EQUILIBRIO CORAZÓN-CEREBRO LLAMADO COHERENCIA

Un dato muy importante que debéis conocer, es que las emociones negativas; como la ansiedad, tristeza, rabia y las preocupaciones en general, son las que más hacen descender la frecuencia cardiaca, sembrando el caos en nuestra fisiología, y como consecuencia directa, son las responsables de la pérdida de energía vital.

LA INCOHERENCIA CARDIACA ES LA RESPONSABLE DE LA PÉRDIDA DE ENERGÍA VITAL

La buena noticia, es que con el aumento de la coherencia, logramos «cargar las pilas» de nuestra energía vital. Se trata de recuperar la vitalidad natural, deteniendo la pérdida inútil de energía, que es la mejor defensa frente al estrés.

La frecuencia natural de la tensión arterial y la de la respiración, también se alinean rápidamente con la coherencia cardíaca, produciéndose una sincronización «a tres bandas» muy beneficiosa para todo el organismo.

Os dejo este pequeño tutorial, que espero contribuya a una mejor comprensión de lo dicho.

2 Comments

  1. Hola, tambien soy psiquiatra y me ha gustado mucho verd que otro psiquiatra de ha interesado por esta técnica. Yo tambien la he descubierto por el libri de Curacion Emocional. Me gustatiu formarme en este tema. Què formacion me recomienda? És útil adquirir el software? Tengo que decir que cuando veo cursos que quieren vender estas tecnologias, me generan reticencias. Muchas gracias!

    • Hola Mar. Es una técnica que vengo utilizando desde hace más de diez años y la encuentro sumamente satisfactoria. Adquirí el software en la Fundación Sauce de Madrid donde me atendieron estupendamente. Dan cursos de formación continua. Ojalá nuestros colegas se interesaran más por estas técnicas tan útiles y ¡sin efectos secundarios!Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *