CENTRO DE PSIQUIATRÍA DINÁMICA
(CPD)
C/ General Pardiñas, 52 Bajo Izda.
28001 Madrid
+34 91 4025979
cpd@doctorcabau.es

Category: Caso práctico

¿ DE QUÉ NOS HABLAN LOS SÍNTOMAS ?

Debemos prestarles mucha atención a los síntomas de nuestros pacientes, porque son ellos los que nos muestran el camino de entrada a su psiquismo. Nos dan información sobre lo que no anda bien, y es necesario revisar y cambiar.  

Sin embargo, como profesionales de la salud se nos ha enseñado a ser intervencionistas, acabando por encima de todo con los síntomas que aquejan a nuestros pacientes (matando de esta manera al “mensajero“).

Si por ejemplo, uno tiene fiebre, se nos ha entrenado para quitársela inmediatamente, sin tener en cuenta que esa fiebre es un mecanismo de defensa natural para acabar con el patógeno.

Entiendo que como médicos, nuestra obligación es la de permanecer al lado de los pacientes, vigilando” –en este caso la fiebre–, para que no llegue a una temperatura que le pudiera hacer convulsionar, con lo cual sería peor el remedio que la enfermedad. Continue reading

“EL CANARIO EN LA MINA DE CARBÓN” O “NUNCA MATES AL MENSAJERO”

Captura de pantalla 2017-11-14 a las 17.56.50

En este artículo voy a utilizar la analogía del “canario en la mina de carbón“, para tratar de hacer más inteligible el mundo inconsciente de las emociones, y su importancia en psicoterapia.

No hace demasiado tiempo, era relativamente frecuente asistir al fallecimiento de algún minero por intoxicación, debido a que en aquella época no se disponía de la tecnología necesaria para detectar gases tóxicos.

A alguien se le ocurrió la macabra idea de llevarse un canario a las profundidades de la mina, para averiguar si la galería era o no habitable.

Resulta que estos pajaritos son muy sensibles a los gases tóxicos, especialmente al monóxido de carbono y al metano. Si había alguna fuga de estos venenos, el animalito sucumbía mientras los mineros salían corriendo. Continue reading

LA INCREIBLE HISTORIA DE UN DERRAME CEREBRAL

Captura de pantalla 2016-09-01 a las 20.15.14Para los que habéis leído mi último articulo sobre los hemisferios cerebrales, la conferencia de la Dra. Jill Taylor que os presento aquí, será un complemento perfecto para comprender su funcionamiento.

El hecho de que la protagonista de lo que nos cuenta (su derrame cerebral) sea precisamente ella –una científica especializada en neuroanatomía–, le confieren a sus palabras, además de un valor testimonial un gran interés científico.

Llama a su experiencia “el derrame de la iluminación“, puesto que gracias a él, pudo experimentar en primera persona los distintos “lenguajes” y “emociones” de ambos hemisferios.

Relata con gran precisión como en pleno derrame unas veces se sentía “sólida y aislada” (hemisferio izquierdo), mientras que en el instante siguiente, perdía los limites de su cuerpo “sumergiéndose en una energía de paz y liberación” (hemisferio derecho). Continue reading

Protegido: INTELIGENCIA EMOCIONAL: Las cuatro palabras

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Protegido: INTELIGENCIA EMOCIONAL: Drama y Melodrama

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

LA FOTOGRAFÍA EN PSICOTERAPIA (y V) CASO PRÁCTICO

Esta foto titulada “las familias“, está constituida por formas naturales sociales que configuran dos grupos familiares. Ambos delimitan el espacio, como forma biológica primaria de reacción de sobresalto frente a la naturaleza hostil (fuerte ráfaga de aire junto al acantilado).

Como vehículo expresivo predominan los cuerpos y la distribución del espacio. 

Como relaciones entre las formas destaca la fuerte complementariedad madre-hijo de máxima protección y contención (la madre a pesar de tener las piernas y la pelvis adelantadas y estar embarazada, logra “dar cabida” al niño, cerrando un vínculo simbiótico-contenedor), mientras que el otro grupo familiar, no logra consolidar un círculo defensivo y más bien se sugiere un enmarañamiento sin cohesión de grupo (expresando temor en la configuración de su espacio).

En cuanto al espacio, el manejo de la altura es diferente: la mujer embarazada se mantiene erguida, sugiriendo un mayor control yoico de la situación, con un código intraespecie de protección de la prole. El otro grupo familiar pierde altura, se despliega en círculo y cunde el pánico buscando alturas más regresivas al quebrarse la verticalidad de sus miembros. Miran al suelo como seguridad ancestral y referencia segura.

Sabemos que los elementos yoicos están simbolizados en las “zonas altas” (observación, vigilancia, estrategia), mientras que en las “zonas bajas” predominan los procesos más regresivos y emocionales.

En la foto, se delimitan claramente dos configuraciones: la mujer embarazada con su hijito, configura una linea vertical y el grupo familiar sugiere la formación de un círculo que confluye en la niña, apartándose del abismo que supone el acantilado (sálvese quién pueda).

Se trata de una imagen cargada de tensión-movimiento: la mujer embarazada sigue la  deambulación con un movimiento de torsión expresado por la posición en planos distintos de los centros de equilibrio (pelvis adelantada y hombros más atrasados). En el grupo, hay mayor movimiento. El niño, guiado por la madre, inicia la marcha sin tensión conectado con su núcleo del Yo. La madre muestra una gran torsión corporal, con la mitad superior del tronco buscando apoyo y la otra mitad disociada en plano diferente.

En la niña hay una fuerte tensión muscular y en el abrazo del padre se refleja una gran oposición de formas, puesto que el abrazo puede ser de protector o de necesidad de ser protegido.

Como estudio semiológico, es importante destacar la existencia del acantilado y el viento, como símbolos de las fuerzas incontroladas de la naturaleza.

La foto es interesante porque fue espontánea. Los seis protagonistas iban paseando junto al acantilado, cuando de pronto fueron alcanzados por una fuerte ráfaga de viento. En ese mismo instante cada grupo familiar se dividió como respuesta de protección ante la hostilidad natural. La mujer embarazada con el niño en brazos, constituye una familia y el matrimonio y los dos niños se conforman como grupo aparte.

Ante un estimulo hostil cada persona de la fotografia ha respondido de una manera peculiar. Ha habido una “dinámica vincular” que nos habla de ellos y de la relación entre ellos.

¿Qué nos llama más la atención en esta fotografía? Seguramente el contraste entre la serenidad y protección de la madre al hijo (contiene y abraza al niño, cerrando un círculo contenedor, a la vez que se vincula con una mirada de petición de ayuda hacia el que está haciendo la foto que es su marido). En el otro grupo hay confusión. Todos convergen hacia la niña, el padre no se sabe si protege o se protege y la mujer no encuentra soporte en el hombre, mientras el pequeño escapa.

LA DISTORSIÓN DE LA REALIDAD

En nuestra vida cotidiana todos tenemos múltiples distorsiones de la percepción y por lo tanto de la realidad. Digamos que es del todo natural que una determinada música nos “transporte” a otra época, o el olor de un perfume nos ponga en “contacto” con la persona amada, o el sabor de un alimento nos recuerde a la comida que hacía nuestra abuela, etc. Continue reading